Bienvenido
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» PROPUESTA DE NEGOCIOS
Miér Jul 15, 2015 5:03 pm por Invitado

» Tributos de los 75th juegos del hambre
Sáb Ago 17, 2013 1:24 am por Tewil

» {#}Registro de Apellido
Sáb Ago 17, 2013 1:16 am por Tewil

» {#}Registro de Distrito
Sáb Ago 17, 2013 12:53 am por Tewil

» {#}Registro de Nombre
Sáb Ago 17, 2013 12:48 am por Tewil

» ●Nuevo registro de Avatar●
Sáb Ago 17, 2013 12:40 am por Tewil

» Pequeña profesional
Jue Feb 14, 2013 4:49 pm por Anne Meyer

» La pluma mágica del escritor (Nuevo) ( Elite) ( Buscamos a mas Lectores Pasivos= Críticos)
Sáb Sep 15, 2012 4:18 am por Marvel Stanford

» Snowflakes At Prague #} Famosos - Normal -
Sáb Sep 15, 2012 4:17 am por Marvel Stanford

Mejores posteadores
Marvel Stanford (724)
 
Ammber Townsend (411)
 
Katniss Everdeen (256)
 
Annie Cresta (214)
 
Ivory Quell (136)
 
Anya Wright (98)
 
Cato Hadley (98)
 
Zhiria Drew (67)
 
Admin (54)
 
Bruno E. Gabanelli (44)
 

Staff
● AMMBER TOWNSEND ●
● MARVEL STANFORD ●
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 40 el Miér Jul 19, 2017 1:51 pm.

No siempre fuimos así {Flashback}[Deborah]

Ir abajo

No siempre fuimos así {Flashback}[Deborah]

Mensaje por Ammber Townsend el Jue Jun 07, 2012 8:22 am

El aire fresco inundaba mi rostro, haciendo que este se pusiera pálido y frió, mientras yo intentaba encontrar algún equilibrio en mi vida, algún equilibrio perfecto. ¿Alguna vez has sentido lo genial que se siente estar al borde de todo? ¿De siempre buscar el peligro, como si fuera lo único por lo que estas aquí? O peor… ¿Nunca has ido en busca de ese peligro solo para llenar el vacío que llevas dentro?

No tenía oficialmente los años para salir de casa sola, a penas dentro de poco cumpliría mis 4 años aunque en mi mente ya podía pensar como una chica de 13 años o más, siempre había sido muy lista, aún podía recordar mi primer cumpleaños y lo buenos que eran mis padres conmigo, tan protectores. Mi padre ahora mismo estaba dentro de los juegos y mi madre estaba metida en la casa observándolos por televisión, yo quería estar allí, pero no quería ver si algo le hacían a mi padre, no quería estar allí cuando lo peor sucediera, quizá su muerte ¿Qué sería de mi sin un padre?.


Pasé cerca de un pequeño parque que estaba fuera de mi casa, no tenía otra cosa que hacer que evitar las miradas de las personas que pasaban y no me miraban por el hecho de ser pequeña, si no porque mi padre ya se había convertido una leyenda en los juegos, era de los mejores y estaba aliado con otra chica que también parecía una completa asesina, mi padre dejaba huella e incluso parecía un profesional o al menos tan bien entrenado como ellos, siempre lo había visto como mi ídolo. Como cuando a mis 2 años me había regalado mi primer cuchillo y con el me había enseñado a cortar el pan y algunos animales ya muertos, me había enseñado a defenderme con el y aunque no era muy fuerte había sido lo bastante hábil como para hacerle esa cortada en el brazo que jamás cicatrizó bien, me gustaba que mi padre aun llevara esa herida en la piel, eso haría que siempre me recordara como su pequeña hija.


Pasé cerca de un puesto donde estaban viendo los juegos en una gran televisión, podía ver sus rostros apoyando a mi padre ya que la tributo femenina de nuestro distrito había muerto en la cornucopia de manera injusta por un profesional. Todos ilusionados, no podía ver, pero podía sentir que aquella pelea era de mi padre y todos estaba felices, de seguro mi padre los estaba acabando, anda raro. Me senté solitaria, nadie se juntaba con una niña pequeña, tenía ciertas amigas en el instituto pero jamás me tomarían como “su mejor amiga” puesto que era rara, siempre lo sería, aunque no rara, el verdadero nombre sería que siempre –Seré superior a ellas-, quizá cuando llegue a cumplir mis 16, 17 o 18 años y entre a los juegos podré demostrar la fuerza con la que me he formado.

El día se pasó lo bastante rápido para que no pudiera notar nada, ya era de noche y debía volver a casa. Crucé todo dando pequeños saltos hasta llegar a la puerta principal y la abrí, no saludé a mi madre ya que ella seguía pegada a la televisión. Me subí a mi habitación y me cambié mi vestido amarillo por mi pijama hecha por mi madre, esto de los textiles se le daba mejor que nadie en el distrito, nadie como ella. Estaba a punto de acostarme y meterme a la cama cuando escuché un cañonazo viniendo de la televisión, no se me hacía raro escuchar eso, sin embargo el grito de dolor de mi madre me hizo bajar corriendo por las escaleras hasta ir con ella, no me miraba, solo miraba la televisión con los ojos llenos de lágrimas ¿Qué podía hacer una niña de 4 años al ver a su madre llorar?.


Subí de nuevo hasta mi habitación y corté un pedazo de tela, su color favorito. La convertí en una pequeña rosa bien hecha, quizá la mejor que había construido y bajé con la rosa de tela en manos hasta llegar con mi madre que seguía destrozada, no entendía el porqué se ponía así, pero cada vez me destrozaba más.

-Mami ¿Qué pasa?- pregunté dándole la rosa, y al ver que la recibía sentí un poco de alivio, luego escuché murmullos detrás de la puerta principal y volteé a ver a mi madre espantada -¿Qué pasó?¿Cómo está papi?- pregunté y eso hizo que mi madre llorara más.

Volteé a observar la televisión y vi el cuerpo de mi padre, eso bastó para que cayera al lado de mi madre llorando sintiendo que todo se venía abajo, ya no tenía padre, estábamos solas… ahora estaba completamente sola.

_________________

ME DA LO MISMO LO QUE PIENSEN DE MÍ.
TOTAL, YO SIEMPRE PIENSO ALGO PEOR
SOBRE ELLOS.
avatar
Ammber Townsend
Distrito 8: Tributo
Distrito 8: Tributo

Mensajes : 411
Dinero : 457
Fecha de inscripción : 25/02/2012
Apodo : Amm
Humor : Superior a ti 8)
Distrito: : 8

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No siempre fuimos así {Flashback}[Deborah]

Mensaje por Deborah Townsend el Miér Jun 27, 2012 5:20 am

Hace unos días había pasado lo peor que podría ocurrirme, el hombre de mi vida el único que había amado había salido elegido para los juegos de ese año y no podía permitir que algo le pasara pero era una simple ciudadana, no podía hacer nada. En la mañana había ido a despedirme de el, desearle suerte y con todas mis fuerzas que por favor no le pasara nada, no quería que algo le ocurriera, no podía imaginar una vida sin el, todo era el, amaba a Ammber mi pequeña hija, SÍ, Pero era mi esposo el que corría peligro y no me podía preocupar por Ammber ahora,

Escuché como la puerta se abría y pude sentir como Ammber salía pero no presté ni la mínima atención a ella, mi mente estaba en los juegos, Veía a mi esposo correr y salvar su vida muchas veces, veía como mataba con ese cuchillo con movimientos que días antes había visto que le enseñara a Ammber, era como una serie solo que se jugaba la vida. No podía despegar los ojos de la pantalla, mi vida estaba allí peleando, habría cambiado cualquier cosa por ser yo quien estuviera allí, lo único que quería era que el saliera vivo y estoy segura que no era la única que pensaba así, muchas chicas probablemente tenían a sus esposos allí, probablemente ya habían muerto y ahora estaban hechas un mar de lágrimas, yo no quería estar así, no yo.

El día había pasado y mi esposo seguía con vida, era la hora de dormir y cerró los ojos dejando que la chica del hacha lo cuidara haciendo guardia pero fue un grave error, puesto que mientras mi esposo dormía la chica le enterró el hacha cortando la alianza. Grité, grité mucho sentí como mi mundo se derrumbaba, nadie podría sentir el dolor que yo sentía, era terrible y tenía miedo, miedo de que no pudiera volver a verlo, miedo de decirle a Ammber la desgracia que había pasado con su padre, tenía miedo de que algo más pasara y más miedo de ver crecer a Ammber sola, solo tenía 4 años, una niña de 4 años sin el amor de un padre.

Vi borrosamente como Ammber subía y regresaba con una hermosa flor de tela, era tan adorable e inocente, era la viva imagen de un ángel completamente bueno, no merecía esto, no merecía crecer si un padre. Escuché como la gente se juntaba detrás de la puerta de mi casa, pero no quería sus compasiones, no ahora que estaba destruida.

Tomé en brazos a Ammber y le di un beso en la frente – Shhh amor tranquila, papi esta bien, papi está en un mejor lugar- Dije entre lágrimas sosteniéndola intentando que durmiera en mis brazos, ella era la única fuerza que tenía. Abría logrado que durmiera pero volteó a ver la TV y vió a su padre, muerto, su cuerpo sin vida completamente. Lloró y no pude hacer más que seguirla –Amor todo saldrá bien, Ammy estaremos bien-dije suavemente intentando calmarla, intentando que las 2 nos calmaramos.
avatar
Deborah Townsend
Mentores
Mentores

Mensajes : 8
Dinero : 6
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Apodo : Deb
Humor : Bueno, muy agradable para todos
Distrito: : ocho

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.